REMEDIOS NATURALES PARA LA BURSITIS

La bursitis es la inflamación de la bursa que se encarga de evitar fricciones en las articulaciones en el movimiento.
Los síntomas comunes son el dolor articular, rigidez, enrojecimiento e inflamación de la zona.
Una medida de prevenir es el fortalecimiento de la musculatura.



EMPLASTO DE CÚRCUMA.
La cúrcuma es un potente antiinflamatorio.
Mezclamos 1/2 cucharada de cúrcuma en polvo con una pizca de alcanfor hasta obtener una pasta.
Aplicamos mediante un masaje sobre la zona. Repetir dos veces al día.

EMPLASTO DE ARCILLA Y ALGAS.
Aplicar cataplasmas calientes de algas y arcilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *